Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
El blog de Fontanals

El blog de Fontanals

Bienvenidos, es un honor poder compartir con todos vosotros una de mis aficiones preferidas, la pesca a mosca sin muerte, en especial de la trucha y todo lo que la rodea.

Posts con #guy roques. categoría

Publicado en por Fontanals
Etiquetado en : #GUY ROQUES.

SOBRE FOTOS DE PESCA CON MOSCA

Extracto del Capítulo 7 : FOTOS ARTÍSTICAS

La realidad artística

Si en un museo nos permiten sacar fotos de la exposición de un pintor que nos gusta, guardamos en la cámara varias obras de arte. Pero el ojo del fotógrafo puede buscar también imágenes artísticas en la realidad que le rodea, o simplemente captar una imagen rara que supo observar, un cielo de atardecer, la belleza de una flor, la arquitectura de una ermita, el garbo de una mujer etc... o también desplazar elementos reales de manera a componer un conjunto estético en formas y colores dejándose llevar de su inspiración. Es lo que llamo la realidad artística que sea copiada o inventada. Claro que la apreciación del resultado depende de la concepción que cada persona tiene del arte, clásica para algunos, moderna para otros... Personalmente, no sé si las hadas me han tocado con su varita cuando nací pero cualquier tipo de expresión artística, figurativa o abstracta por ejemplo, me interesa.

Gracias a la generosidad y complicidad de mi amigo Paco Redondo, incansable cazador de fotos cuando no pesca, puedo enseñar muchas imágenes que corresponden a mi concepción de la realidad artística.

Carrete entre flores

No se sabe si colocó el carrete entre flores de cantueso adrede o por casualidad. Lo artístico es el resultado un magnífico cuadro donde lo más importante no es el tema sino la armonía de los colores. Un solo plano sin profundidad de campo tiene su encanto.

1guy


Carpa orillada

Aquí tenemos una profundidad de campo pero con un horizonte incierto donde los azules y los blancos parecen confundir el cielo y el agua. Alrededor del pez no se sabe si son cantos, piedras, rocas esas hermosas y matizadas masas de colores donde se repiten los azules uniéndose con tonos grisáceos y marrones. La carpa podría pasar por un pedrusco más si no fuera por este ojo escrutiñador que a mí me fascina, que no para de mirarme enmarcado por los verdes de las plantas acuáticas. Quizás sea éste el acierto de la foto artística natural. Si por casualidad se hubiese tapado el ojo la imagen perdía todo su impacto estético y emocional.

2guy


La belleza artificial

Algunos montajes de moscas artificiales son, para mi gusto, verdaderas obras de arte. Podría citar cien ejemplos. Elegí uno de larva de tricóptero y otro de mosca para salmón, dos moscas artificiales que además de hermosas son efectivas, presentadas en el hermoso libro de Carlos Bragado y Miguel Aguilar: “Moscas para Truchas y Salmones”

Larva de tricóptero

3GUY

Variante de Ally’s Shrimp

4GUY


La realidad sublimada

Efectos especiales

 Descubrí otro tipo de foto artística al tratar de conservar una imagen que no tenía interés a primera vista y sin embargo me costaba tirarla a la papelera. Entonces empecé a buscar en mis programas de fotos cómo modificarla y me quedé tan satisfecho del primer resultado que seguí investigando y encontré muchas posibilidades de recurrir a una gran variedad de efectos que,

aplicados a cualquier documento iconográfico, producían una foto nueva interesante al nivel artístico y también para los colages. Voy a tomar ejemplos a partir de una foto de captura.

Captura Vista normal

5GUY

Captura efecto mosaico

6GUY

 

El efecto mosaico conserva los colores pero crea una imagen totalmente nueva que recuerda el arte de los mosaicos antiguos. Así con una sola foto tenemos estas opciones y muchas más a elegir según el gusto de cada uno porque es cierto que sobre gustos no hay nada escrito.

Devolución sagrada

El efecto mosaico no conviene a todas las fotos pero si lo utilizo para ésta (presentada en el Capítulo 2 en vista normal) es porque me parece otro buen ejemplo de transformación artística.

7GUY

Confieso también que es mi preferido, me encanta y me conmueve. Es casi mágico para mí. Yo sueño con una ermita del pescador con vidrieras parecidas a estas fotos. Podría concebirlas y controlar su fabricación si algún magnate, amigo de San Pedro desde luego, me las encargase.

En el lago Strobel

8GUY

 


Efecto Acuarela


Es increíble cómo aplicar el efecto acuarela a ciertas fotos crea una verdadera obra de arte,

que se trate de moscas, de peces o de cualquier cosa que queramos ver con otros ojos.

Dánica con efecto acuarela

9GUY

Con este tratamiento la imagen de la efémera se parece más a un cuadro de pintor que a una reproducción de la realidad y sin embargo se identifica perfectamente el insecto natural. Así que se matan dos pájaros de un tiro juntando pintura y realismo.


Captura en verde

10GUY

Considero esta foto como una de las mejores de mi colección no por la captura sino por la riqueza y armonía de los tonos donde domina el verde en manchas y en ondas que ponen de realce el centro de interés, la trucha cuyo ojo expresa miedo o estrés al sentirse colgada del traidor “patagoma”

 

Efecto pintura moderna

Trucha de colores

11GUY

Conseguí este auténtico cuadro de estilo moderno aplicando el efecto acuarela primero y luego

saturando los colores, lo que en algunos casos da también resultados sorprendentes.


Desde el bote amarillo

12GUY

La foto que sigue era de mala calidad. Trabajando los colores he conseguido una imagen que demuestra, por si fuera útil, que cualquier foto puede valer. Lo difícil es elegir entre las distintas opciones de mutación y guardar la más curiosa.


Pintura digital

13GUY

Con este último ejemplo se ve cómo una foto bastante común de devolución puede transformarse en una expresión pictórica moderna utilizando los dos colores primarios que son el azul y el amarillo que, a veces, se combinan en tonos verdes, color complementario resultando de los dos primarios.

-- gR-- 2013

Web : www.guyroques.moonfruit.com

Ver comentarios

Publicado en por Fontanals
Etiquetado en : #GUY ROQUES.

1guy

Negra Honrilla y Peculio

Creo que el libro que más trabajo me ha costado es “Competiciones y Competidores” prologado por Josetxo Martínez, editado por Sekotia y actualmente en venta con otros libros míos en “Rhodani Pesca”. Con la idea de presentar una vista objetiva de las competiciones de pesca con mosca recogí un montón de opiniones y entrevistas a favor o en contra de las competiciones. Tuve que reunir en una construcción lógica elementos muy dispares y traducir fielmente todos los documentos que coseché a duras penas entre los competidores franceses.

2guy

Cerré el manuscrito con la satisfacción del trabajo cumplido y sin embargo un poco más tarde, después de enterarme de que se habían denunciado nuevas trampas en varias competiciones, me di cuenta de un fallo que era no haber indagado lo suficiente la mentalidad del tramposo. Se me ocurrió leyendo otra vez, como en mis lejanos estudios universitarios, El Buscón de Francisco de Quevedo. El protagonista del libro que se llama Don Pablos (con S) por una necesidad interior de lucirse, de atraerse los honores, de ser aplaudido por el “qué dirán” persigue una vana y ficticia honra que pronto se conocerá en toda la literatura del siglo XVII por “la Negra Honrilla” cuya particularidad es que no se logra por los méritos, como en los tiempos de las novelas de caballería, sino por el dinero que se convierte en el medio indispensable para conseguirla.

“Don Pablos incurre en el yerro de creer que las apariencias pueden suplantar la realidad…y piensa que el parecer a fuerza de insistir y con el concurso del peculio, desemboca en el ser.” (La Vida del Buscón, Estudio preliminar)

Pues esta visión del personaje del Buscón, presentado siempre por Quevedo como un diestro simulador que aspira a transfigurar la realidad por medio del engaño, es exactamente, varios siglos después, la definición del tramposo en varios sectores de las actividades humanas, desde luego, pero también, volviendo a nuestras truchas, en las competiciones de pesca. Como en todos los deportes, en los concursos se necesitan árbitros. La pena es que a veces hay árbitros (me refiero exclusivamente a los árbitros remunerados) que favorecen o intentan favorecer la debilidad humana. Sé de uno que, controlando a un competidor notoriamente adinerado, le ofreció marcarle los peces que quería a 50 Euros por pieza. Conozco también situaciones inversas con competidores que ofrecieron dinero para rellenar la plica.

3guy

Aunque no se trate de una corrupción directa, por estas mismas razones soy enemigo de premiar a los primeros de una competición con dinero. No me parece mal que se organice un concurso para reunir pescadores, muchas veces amigos, con el aliciente de competir en una fiesta de la pesca pero me temo que los premios en euros produzcan un efecto “doping” totalmente opuesto a la finalidad y a la ética de nuestro deporte.

Con satisfacer la “negra honrilla” de salir entre los primeros (si hace falta) creo que basta.

-- gR -- Verano 2013

Enlace a la pagina wep renovada de Guy Roques: link

Ver comentarios

Publicado en por Fontanals
Etiquetado en : #GUY ROQUES.

 

guy4

 

Cuentan en “Asterix que su compañero de aventuras“Obelix”debía su fuerza descomunal a una caída accidental, de pequeño, en la marmita del druida “Panoramix”donde éste fabricaba un caldo mágico para fortalecer a los guerreros galos. Pues a pesar de ser mayor me pasó algo parecido este año.

guy3 

En enero mi esposa y yo teníamos ya los billetes de avión para salir el martes 22 a la Patagonia. A principios de mes, me enfermé en serio con cama, antibióticos y toda la caterva de medicinas que recetan hoy los descendientes de Hipócrates. Una semana antes de marchar no había mejorado. EL termómetro medical no quería saber nada, mis familiares tenían cara de entierro, me querían ingresar, formulaban las hipótesis más insensatas, que no era gripe intestinal, que me tenían que investigar todo el tubo digestivo a ver si no había gato escondido y eso cuando yo no comía nada. Daban como tope para anular el viaje el sábado 19. Aquel día creo que hice la vista gorda al mirar el termómetro, uno de esos termómetros, de los antiguos y no de los modernos que se ponen en la frente, salvo alguna equivocación. Me levanté desayuné sin hambre y con una doble ración de aspirina a escondidas. Luego fui a preparar mi gran bolso de viaje. Y así, mal que bien, aguanté hasta el 22.

 

Ya dentro del avión me sentí un poco mejor. Dormí como nunca y me desperté en Buenos Aires notando los primeros efecto benéficos del verano austral. Cogimos el segundo avión y llegamos a la Patagonia donde soplaba ese viento tan sutil que te atraviesa y te desinfecta todo el cuerpo. Me limpié la tripa con abundante cerveza argentina y algunos días bastaron para recobrar mis energías. No tuve más explicación que la de aceptar que me había caído en el caldo mágico de la Patagonia que a mí no me dio más fuerzas, como en el caso de Obelix sino una recuperación de salud rápida, considerada imposible una semana antes.  

 

Esta era la buena noticia. Desgraciadamente hubo otra menos positiva. Fue que la pesca estaba todavía más floja que el año anterior. Saqué mis primeras truchas con cierta facilidad porque conozco el río y elijo mis tramos en función del nivel de agua pero la cosa iba para menos. Antes, al navegar lentamente con el bote, siempre se veía algún pez que se escabullaba entre las ovas verdes. Desgraciadamente el alga que se está apoderando del Futaleufú no es el alga natural sino la famosa didymosphenia geminata  sencillamente llamada Didymo. Es un alga invasora que se multiplica asombrosamente sin que se haya encontrado hasta ahora una solución para erradicarla. La opinión corriente es que no hay nada que hacer, opinión fatalista que detiene cualquier forma de acción e investigación. Todos los progresos de la humanidad se deben a descubrimientos inesperados como, por ejemplo, la penicilina cuando se pensaba que contra la tuberculosis no había nada que hacer.

guy2 

Didymo no mata los peces pero tapizando los fondos mata el alimento de los peces. Y para colmo supe de los mismos guardarríos que cuando se abrió la temporada hubo un tremendo furtivismo con gente que pescaba hasta de noche a cucharilla. La causa sería la crisis económica. Se mataban truchas para venderlas y los “clientes” pedían más las farios que las arco iris por eso quizás no saqué más que una “marrón” este año.

guy1 

Ahora a finales de febrero quedan algunas truchas que se salvaron sobre todo en los hondos remolinos difíciles de furtivear pero estoy muy preocupado por el porvenir del Futaleufú, un río tan enorme, tan ancho, tan largo y con tantos pozones que nunca hubiera pensado que un día, entre la locura de los hombres y una  calamidad natural, entraría en recesión con muy pocas esperanzas de salvarse.

 

Así y todo hay algo típicamente argentino, algo que viene a veces a solucionar situaciones desesperadas, lo que suelo llamar “el milagro argentino”. No me queda más remedio que confiar en él rezando para que un nuevo “Panoramix” descubra un caldo mágico para fortalecer el río y sus habitantes.

                                                                                          gR  –feb. 2013--

Ver comentarios

Publicado en por Fontanals
Etiquetado en : #GUY ROQUES.

Calle en el casco viejo (1) 

Nota preliminar : El fenómeno que describo en este  artículo ha sido observado ya en otros sitios especialmente en el Ebro cerca de Zaragoza  pero no podía dejar de comentarlo cuando su  escenario ha sido y es el río Tarn que cruza la ciudad donde vivo con imágenes publicadas hace poco en todos los medios regionales y nacionales. Siento no disponer de fotos de calidad pero los interesados pueden ver algunas así como un  vídeo que se ha realizado pinchando en Google: 

Silure / Silure Tarn.


El centro de Albi está plagado de palomas de ciudad gordas y feas que lo estropean todo con sus cagadas, pudren las tejas, tapan los canalones, picotean los ladrillos tiernos de la catedral y numerosas casas del mismo estilo, anidan debajo de los tejados que se deben proteger con púas.  Y cuando están cansadas de arruinar los edificios se van a las playas de las orillas del Tarn para limpiarse los piojos y beber. Allí se junta toda la especie hembras, machos y palominos ……¡Malditas palomas!

 

En cuanto al Silurus Glanis, más simplemente, el siluro, ese sapo con aletas o monstruoso pez gato, o asquerosa ballena de agua dulce, oriundo del Danubio, ha sido introducido en el curso inferior del  río Tarn en el año 1983 para liquidar las colonias crecientes de peces gatos normales.  Puede alcanzar 2,5 m. de largo y pasar de los 100 kilos.  Suele merodear por los grandes fondos, siempre hambriento y glotón,  con una vista muy limitada pero compensada por un oído muy fino observado por los pescadores que inventaron la pesca al Klong como lo comento en mi libro Mosquero Andante p.68.

Río Tarn en Abi

 

Varios pescadores en embarcación ya habían contado aquel increíble comportamiento de los siluros que ascienden a traición desde lo profundo del río, se acercan a las orillas ocupadas por palomas, se tiran como cohetes fuera del agua, agarran una volátil y se lo llevan para degustarlo con plumas y todo hacia su hondo escondrijo. En un primer tiempo, basándose en la creencia de que los pescadores siempre mienten, nadie los creía hasta que unos científicos del Laboratorio de Ecología se lo tomaron en serio, mandaron equipos para controlar los sitios señalados y pudieron ver y grabar lo que parecía una alucinación. Según sus conclusiones las palomas representan un 80% de la dieta del siluro que tiene algunos fallos en sus ataques por una razón, en relación, a mi juicio, con lo que dije de la mala vista del siluro que no se guía de la visión sino de las vibraciones que producen las aves. Se abalanzan hacia una vibración captada por su línea lateral.  Con la boca que tienen, que parece una entrada de metro, si tuviesen buena vista no fallarían nada, todo lo contrario, harían dobletes. Los equipos observadores han notado también que las aves inmóviles no sufren ninguna ofensiva exactamente por eso, porque al no moverse, no emiten vibración. El éxito del siluro tiene, como otra explicación, la falta de adaptación de las palomas que todavía no han integrado en sus genes que un depredador pueda salir de las aguas. No se lo pueden “creer”.  Para las palomas el peligro es aéreo como en el caso de los halcones o de los aguiluchos.

 

Me interesó mucho referir ese inaudito acontecimiento no sólo porque pasó en mi río Tarn sino porque, más allá del suceso,  creo que hay que ver la capacidad de cualquier ser vivo a adaptarse al medio donde vive para subsistir lo que a la larga, ya lejos de nuestra memoria, produce la evolución de las especies. A estampa de los malditos cormoranes que nadan y vuelan ¿quién sabe si las futuras generaciones humanas no les verán crecer alas al Silirus Glanis …y también… a la madre que lo parió?

 

                                                                                                                       -- gR – dic. 2012

Ver comentarios

Publicado en por Fontanals
Etiquetado en : #GUY ROQUES.

Salvelino del Vöckla1

 

Entre los artículos que mandé a  Conmosca el más leído fue el que escribí en 2005 : Una Semana en Polonia”. Por eso se me ocurrió contar mi última semana de pesca en Austria compartida con mosqueros españoles que repetían el mismo viaje. Yo no  conocía los ríos que íbamos a pescar pero, gracias a ellos, casi diría que iba a mesa puesta y no a la aventura  como me pasó en otras ocasiones. He observado que hay dos  tipos de pescadores, los que no quieren salir nunca de su camino, de sus ríos y otros que siempre buscan algo desconocido o menos conocido. Yo soy de éstos. Siempre me apunto (me apuntaba) a la novedad...en todo.


 Tímalo


Nos encontramos en Munich, ellos saliendo de Madrid y yo de Toulouse. Alquilamos un coche y cogimos la dirección de Salzburgo. A unos 50 km. más al Sureste de esta ciudad ya estaban reservadas las habitaciones en una hermosa pensión de buena comida y riquísima cerveza. Además de su precio muy razonable esta pensión tenía la gran ventaja de estar al pie del río Lammer en el pueblo de “Oberscheffau”, límite superior del tramo privado de unos 10 km.  que íbamos a pescar, siendo su límite inferior su desembocadura en el Salzach  que es el río que pasa por Salzburgo. Los acuáticos pobladores del Lammer, como en la mayoría de los ríos austriacos, son las truchas y los tímalos. Las dos capturas son apasionantes sobre todo si se trata de grandes ejemplares pero a mí me pasa como para el reo. Después de pelear con un pez si veo que es un tímalo, o en Asturias un reo, me siento un poco más feliz, por la sencilla razón de que en una temporada de pesca y viajes tengo muchas más oportunidades de capturar truchas que tímalos o reos. Además los tímalos y los reos  como lo comenté en Mosquero Andante tienen a veces el mismo comportamiento: Acompañan la mosca seca  en su deriva observándola de cerca… y durante unos segundos que parecen no terminar nunca, sin saber si te alcanzará la adrenalina, nos preguntamos si la van a probar o no. El menor error o el menor “dragado” son fatales... Francamente cuando un tímalo macho abre su rojiza aleta dorsal para ayudarse a luchar a favor de la corriente experimento una vibración  que queda grabada en el disco duro de mis recuerdos emocionales.  También recuerdo  la alegría de haber pescado hermosos salvelinos presentes en algunos ríos como, más al norte de Salzburgo , el río Vöckla  que pescamos el último día. 


Río Lammer2

 

En el río Lammer hay peces de todos los tamaños que se buscan con las modalidades que el látigo permite siempre que se use una sola mosca  sin muerte y que a nadie se le ocurra “equivocarse” porque el guarda es un antiguo legionario que no suele gastar bromas y no duda en quitarle el permiso al que no cumple. Sería una desgracia porque es un río francamente hermoso, limpio variado con tablas, con saltos y corrientes a pescar de distinta manera según el momento del día. Las eclosiones se producían bastante tarde porque las aguas bajaban muy frías y había que esperar que se calentasen. A mí lo que me llamaba la atención era la limpieza por todas partes, en cualquier tramo, en cualquier orilla, la misma limpieza que se podía observar a orillas del agua y en la naturaleza circundante con bolsas de recuperación de basura en todos los caminos o paseos que bordeaban el río.


Trucha3


 Claro que todo esto tiene un precio. Una buena pesca casi segura sin ninguna presión, las  aguas limpias, los tramos variados etc... todo tiene un  precio pero a mi juicio exagerado en este caso ya que con un descuento especial tuvimos que pagar 60 euros al día. Es el eterno problema del público y del privado en todos los sitios, incluso en la pesca del salmón en Escocia por ejemplo. En los tramos privados hay que hacer un sacrificio financiero que para muchos limita los días de pesca. En los tramos públicos se produce un fenómeno de masificación  que acaba con la pesca o en el mejor de los casos le quita  su autenticidad. Los famosos escenarios deportivos que se consiguen con bastante facilidad y han sustituido los cotos de pago como fue el caso en Santa Marina del Rey, han cambiado negativamente la pesca. Yo soy partidario de restablecer los cotos de pago con cañas y días limitados  pero sin llegar a los precios abusivos que se practican en los tramos privados de ciertos países de  la Europa central. Ahora con las facilidades de Internet cualquiera puede informarse previamente antes de viajar  para calcular su presupuesto.

 

                                                                                                                       -gR—Oct. 2012

 

ENLACE A: UNA SEMANA EN POLONIA.

 

 

Ver comentarios

Publicado en por Fontanals
Etiquetado en : #GUY ROQUES.

Tramo para ahogadas

 

  Ahogadas y Leonesas

 Durante la Semana Internacional de la pesca en León 2012, quizás la última para mí, me invitaron a una mesa redonda sobre el porvenir de la pesca a la leonesa. Confieso que en un primer tiempo pensé que mi aportación iba a ser de poco peso ya que no la practico. En realidad lo que no practico es la famosa pesca tradicional a boya, habitualmente con 3 moscas delante del “buldó" (del Francés “bulle d’eau”) y una detrás llamada rastrero.


 Leonesas

En cambio, lo que practico desde hace mucho tiempo es la pesca a mosca ahogada a látigo con sedal flotante o ligeramente hundido (S.2) si empuja mucho la corriente como suele pasar en los grandes ríos. Se usan 2 o 3 moscas con la más pesada en punta y la más ligera arriba. La caña de 11 pieses ideal. El especialista francés Louis Carrère aconsejaba en su libro “Pêche à la mouche noyée” un espacio de 40 cm. entre las 2 moscas del terminal y un espacio de 1 metroentre la segunda mosca y la de arriba.

Se pesca bajando por una playa del río, con las botas en la piedra siempre que se puede y llevando las moscas como en la pesca del salmón. Se lanza hacia la otra orilla y según la corriente se hace un mendig que puede repetirse si el río es ancho. La preocupación del pescador ha de ser que las moscas lleguen primero a la vista del pez y que la línea esté bastante tensa, sin exceso para sentir la picada. Las moscas derivan formando un arco y muchas veces los ataques se producen cerca de la orilla.  Es curioso observar que en ciertos ríos del extranjero es una técnica muy efectiva mientras que en España, por lo menos en los ríos donde yo pesco, o pesqué, los resultados son muy irregulares. Recuerdo haber trabajado la tabla de Villamor en el Órbigo con esa técnica sin capturas notables. En cambio cuando se pescaba el Esla en la Semana Internacional, si me tocaba una tabla larga solía sacar varias truchas, muchas pequeñas y algunas más grandes que me levantaban la moral para continuar.

 

Moscas distintas

 

Ahora, y fuera de la acción de pesca, me parece importante observar la diferencia que existe entre los dos tipos de mosca. La mosca ahogada es un insecto, por lo general terrestre, que cayó al agua y se ahogó (una mosca verde o “casera”, un tábano, un moscardón, una avispa, un saltamontes etc..) y deriva muerto arrollado por la corriente. Como no tienen casi nada de peso estos insectos, es obvio que las imitaciones para  pescar deberán ser ligeras, la de punta con un anzuelo más pesado para ayudar a tensar un poco el aparejo. Entre todas las moscas ahogadas que utilizo mi preferida es “La Pallareta” en punta. La muestra que se ve aquí no es de mi fabricación. Es un regalo de un seguidor de Conmosca que la consiguió de  un gran montador desgraciadamente fallecido, un montaje único pues con valor de recuerdo.

Pallareta

 

La mosca leonesa poco tiene que ver con la mosca ahogada. El punto común es que baja a medias aguas pero su configuración es distinta. Con un cuerpo que va a variar según las épocas, y según los consejos del famoso manuscrito de Astorga, montadas con las no menos  famosas plumas de la Vecilla u otros pueblos aledaños,  las leonesas no quedan inertes en su recorrido. El pescador que las maneja puede animarlas moviéndolas de manera que el abanico de pluma se abra o se cierre en un  “tira y afloja” calculado en función de las aguas y de la corriente. La mosca leonesa puede semejar una mosca muerta por supuesto pero también puede tener vida. Por eso son  fundamentales el nervio de las plumas y el montaje del abanico, nunca pegado al cuerpo y en un ángulo de más 45 grados.

 

Leonesa lastrada

 

En Francia la pesca con  mosca ahogada  a látigo se practica desde hace mucho tiempo, (creo que desde el principio de esa modalidad) en los ríos del “Massif Central”. En 1991 he controlado en competición a un nativo de aquella zona que despreciaba las cebadas que veía y seguía con sus ahogadas. Sacó varias truchas. La pesca con “buldó” vino más tarde esencialmente en los grandes ríos y en los lagos e ibones en alta montaña. En un lago del Pirineo recuerdo a  un pescador que lanzaba una enorme boya para llegar lo más lejos posible, una boya con sólo un rastrero que iba recogiendo con lentitud y paradas largas. Consiguió varias capturas.


Ahogada

 

En los ríos la  pesca moderna se practica sobre todo a ninfa. Es posible que sea más efectiva que la pesca a mosca ahogada pero a mi juicio el placer del lance y de la captura no se puede comparar. A estas alturas si pesco menos me da igual.

 

      GUY ROQUES- 2012.

 

Ver comentarios

Publicado en por Fontanals
Etiquetado en : #GUY ROQUES.

IMGP2693

 

Hacía días que el motor de mi gomón no andaba bien. Tenía unos parones inexplicables. Pensé que al cambiar las bujías se solucionaría el problema. No quise ir a Esquel a 30 km. por ahorrar combustible. Parece mentira en plena temporada turística, pero así es, no hay “nafta” y cuando la hay es preciso hacer cola. Por eso me fui a una casa de motos del pueblo vecino, Trevelin, a comprar 2 bujías nuevas. Sin Dios ni ayuda conseguí colocarlas, arrancar y salir del muelle aguas abajo. Después de una curva al aflojar el acelerador se me apaga otra vez el motor como con las viejas bujías. Nuevos arranques y nuevas paradas. Siempre se para cuando busco el ralentí. Se me ocurre poner la palanca de cambio en “avance” mientras el motor está en alta revolución a ver lo que pasa.

IMGP2668 (1)

 

Pues lo que pasó fue que el bote súbitamente acelerado dio un salto incontrolado y me tiró al agua con botas y todo.

 

Está helada el agua del Futaleufú porque sale de debajo de la presa. En esta zona el río se explaya y es muy ancho. Estoy a la mitad, a unos 80 metros de la orilla. Después de aguantar el sofoco que me ocasiona el frío intento primero alcanzar el gomón que se aleja siempre de mí. No sé porque se me ocurre que se va a acabar mi vida pero no tengo miedo. Pienso que la vida me ha dado bastante y que puedo salir de ella. No me viene nada mal despedirme pero, como siempre, mi instinto de conservación puede más que mis nefandos pensamientos.

 

Comprendo que si persigo el bote me voy a ahogar seguro. Hay gente que persigue ideales y se ahoga sin darse cuenta. No hay nada como enfrentarse con la realidad. Lo importante es alcanzar la costa. Nado como puedo pero me cuesta. Tengo algo de corriente contraria y la sensación de avanzar poco. No me cabe más dudas de que se me va a terminar la película de mi vida. La vida es como una película, un día ves la palabra FIN o THE END en la pantalla. Lo acepto sin pánico y sigo respirando, congelado como un pescado barato. Soy consciente de estar en una frontera y reconozco que es grande la tentación de ir a ver lo que hay del otro lado. Es cuestión de unos minutos. ¡Paciencia!

 

De repente siento una música extraña que no es sino la voz melódica de una sirena con el busto desnudo, de delicadas tetas, sobrepasando de una canoa. Quiere tirarme un chaleco salvavidas. También yo tengo uno en el bote pero no me lo pongo nunca. Le digo que es mejor que me arrastre mientras agarro la popa de la embarcación y ella a remar como una máquina hasta la costa.

 

Cuando por fin tocamos tierra veo que tiene hermosas piernas y no cola de pez. Mi decepción es profunda. Experimento un sentimiento de algo inacabado. Ella jadeando me alecciona como si fuera un niño pequeño y me explica todo lo que tengo que hacer para quitarme el miedo. Será sicóloga, seguro. No supone que ha sido un accidente que nunca podrán creer los que me llaman “el Barquero del Futaleufú”. Me enoja tanto con sus ridículas advertencias que no la miro más. Le doy unas gracias convencionales antes de lanzarme mojado hasta los tuétanos por la orilla a ver si puedo rescatar mi gomón que parece derivar hacia una pequeña ensenada a favor de la brisa. Por suerte hoy el viento fuerte se ha parado. Soy de los que tienen suerte hasta en las desgracias.

 

Saltando vallas y caminando por senderos tapados de zarzas con una agilidad que ya no pensaba tener, alcancé el bote casi orillado y conseguí izarme dentro. Pero, como las mismas causas producen los mismos efectos, no lo pude mover. El motor me cantó el mismo estribillo que antes. Lo até a un árbol como un caballo inútil y regresé andando.

 

Más tarde el hijo del dueño del camping me ayudará con su potente lancha a arrastrar mi desahuciada embarcación hasta el muelle de donde me puse a mirar el mágico río que pareció decirme :

 

Hoy te libraste de milagro pero algún día aceptarás tu destino porque así se fabrican los mitos.

 

Y yo pensé para mis adentros :

 

Sólo un cátaro puede encontrarse con una sirena que en vez de llevárselo aguas adentro le perdona la vida.

feb. 2012 (www.guyroques.moonfruit.com)

Ver comentarios

Publicado en por Fontanals
Etiquetado en : #GUY ROQUES.

Portada Tertulias (1)

                                   Enlace: GUY ROQUES.

 

"Tertulias de Pescadores”, el nuevo libro de Guy Roques, artesano y artista de la pesca con mosca, domador de vientos y corrientes, poeta del guijarro y del junco, ha llegado por fin, no sin esfuerzos, a ver la luz. Este libro quiere transmitir al lector, más allá de todas las vivencias dentro y fuera de la pesca, una herencia, un bagaje, la música del río y sus silencios, de la mano de uno de los mejores exponentes de la pesca a látigo en el continente europeo.

 

Para adquirirlo y saber más sobre Guy Roques a la vez que conocer toda su carrera literaria visite su pagina wep:GUY ROQUES.

NOS VEMOS.

 

Ver comentarios

Publicado en por Fontanals
Etiquetado en : #GUY ROQUES.

Paz guy2

 

Preámbulo para mis lectores

 

Este texto es el tercero de una trilogía que escribí en febrero en Argentina a orillas del

Río de mi vida el mágico Futaleufú.  Los dos primeros textos se titulaban : "La Soledad del Pescador" y "El Viento y Yo".


“Paz en el Río”  concluye la trilogía. Para mí es lo mismo que un tríptico en pintura, no se puede quitar una parte. Yo elijo cuando se tiene que publicar cada parte. Considero la época importante. Este último texto no podía salir en un momento en que los ríos, los nuestros por supuesto, no estén en paz.     

 

Paz guy5

  Por fin paró el viento. Un sol radiante parecía haber planchado el Futaleufú como si fuera una camisa de agua. Salí a pescar en un mundo de paz, de luz, de aguas transparentes que dejaban ver en su quietud los misterios de los fondos, algunas truchas que, al acercarse la  embarcación, se escabullaban como acuáticos pardales sorprendidos. Me invadía un extraño sentimiento de utilidad en el mundo como si se uniera en mí los cuatro elementos, riéndome en mis adentros de los consejos que me suelen dar, que es imprudente salir solo por aquel brazo de mar. Si tuviese este miedo no podría entrar en mi paraíso, no podría escribir más.

 

 

Este año me están pescando  la Isla Banana más que de costumbre y el resultado es que las truchas son muy selectivas, tanto en superficie como abajo con ninfas o ahogadas. Hoy es un día de “seca”. Me acuerdo del año pasado y pongo un pequeño “espent” que convence a dos o tres peces de ridículo tamaño pero los grandes descubren el engaño, ascienden y se paran mirando la mosca con desagrado en su incierta deriva. Decido cambiar de sitio. A poco trecho río abajo hay una recta que tiene la margen derecha vadeable con el nivel actual de agua. No la pesca casi nadie. Los pescadores  suelen bajar por la otra orilla lanzando desde el bote. Para mí la pesca de vadeo es mucho más técnica e interesante. Empiezo a mosca ahogada con la línea adecuada esto es, flotante con una punta “sinking” de  tres metros. Una “pallareta” en punta y una “falangista” a unos 60 cm. En el segundo lance siento un tirón violento, el pez me saca carrete hasta el “backing”, brinca y me rompe. La punta en 0,14 no aguantó la inercia de la línea. ¡Empezamos bien!

 

Paz guy6


Mientras estoy montando otras moscas veo una cebada cerca y otra más abajo. No puedo perder esta oportunidad de pescar a “seca”. Hace ocho días que espero una eclosión pescando a estrímer con desgana. Lo cambio todo y ato un pequeño tricóptero. Nada. Veo más cebadas pero en esta larga corriente bastante movida no consigo identificar ningún mosquito. Cambio varias veces sin resultado. Para ver mejor el artificial opto por una mosca que me dio buenos resultados en Asturias, anzuelo Tiemco 100 del 18, cercos cortos, cuerpo pavo real, collarín rojo con un penacho de fibras blancas....Una fiesta....las truchas comen francamente. Muchas sacan el lomo antes de tragar. Creo que se confunden con una hormiga. Me acuerdo un momento del Viento enemigo, del invierno en Europa, de algunos problemas más, de estos problemas que tienen los que no pasan hambre, y enseguida me olvido de todo consciente de que lo que estoy viviendo es único e irrepetible.

 

Paz guy -4

Al volver al puerto, alegre y satisfecho, relajado con la cabeza llena de capturas, pienso también en el nuevo peligro que amenaza el río de mi vida, un río mágico que supo triunfar del desastre del volcán con su nube de ceniza y regenerarse en 3 años pero que ahora sufre en su parte chilena la invasión de Didymo el alga mortífera que mi amigo Aladino el indio, el que inmortalicé en mis escritos aunque no le importa un “chimango”, llama “la baba de la piedra” echando la culpa a la ceniza volcánica que le sirvió de abono y a las botas de vadeo con fieltro, totalmente inútiles en esta  zona alta del Futaleufú.

 

gR-2011.

 

Ver comentarios

Publicado en por Fontanals
Etiquetado en : #GUY ROQUES.

GUY ROQUES2

 

En mi segundo libro (Mosquero Andante, Tutor 2001) dedico un capítulo a mi primer viaje a Alaska en 1993 comentando vivencias y capturas que me dejaron, a pesar de la belleza del entorno y del encanto del viaje, un mal sabor de boca porque la mayoría de los salmones que pescábamos entonces venían robados :

 

....“Por eso se ven, de vez en cuando, salmones que navegan arrastrando hilos de colores y semejan, pobres desgraciados, acuáticos toros con banderillas. Me coloqué en la cola de una rasera con un escalón ancho, donde paraban sockeyes y algunos Kings antes de seguir subiendo. Me cansé de engancharlos de cualquier manera.” (Mosquero Andante p:157)

 

 

            Por estas razones y algunas más no pensaba repetir el viaje pero cuando uno de mis amigos de Valladolid me invitó a acompañarle durante una semana  a finales de  este mes de julio 2011 mi espíritu de viajero impenitente se puso en marcha como un viejo reloj cuya cuerda está sin gastar todavía. Lo interesante del proyecto era que íbamos a pescar una zona que desconocía, al norte de Anchorage, alrededor de la ciudad de Talkeetna. Otra motivación profunda era probar la caña de dos manos que considero ideal para el salmón después de usar todos los modelos que cayeron entre mis manos, es una caña de 12 pies en cuatro tramos, montada especialmente para mí por uno de los mejores especialista españoles, mi amigo Roberto Coll de Valencia.

 

            Finalmente facturamos en Bilbao con destino a  Anchorage vía Frankfurt. El vuelo por el polo norte es más corto que el que transita por los Estados Unidos pero el cambio de horario es igual, 10 horas que se tragan bastante bien a la ida pero muy indigestas a la vuelta. Lo que en un principio no tenía bien claro era el número de participantes. Cuando organizo un viaje por mi cuenta me parece bien limitarse a 4 pescadores, 2 por coche. Pero en un viaje así organizado por una empresa nos encontramos 15 pescadores a repartir cada día por los ríos. Es demasiado a mi entender pero por suerte no hubo ningún problema entre nosotros.

 

Por regla general, caminando  o bajando en embarcación pescamos los tributarios del Sustina River que estaba sucio por el deshielo pero los afluentes eran de aguas limpias y bastante bajas. En la desembocadura del Wilow Creek había demasiada gente para mi gusto. De todos los sitios prospectados, mi preferencia fue para la desembocadura del Montana en el Sustina. El acceso se hace a través de un bosque. Me dieron un repelente para los osos pero lo perdí. Cuando vi la primera cagada me sentí un poco raro. Coincidimos con el remonte de los jorobados Pink y de los dientudos Chum muy agresivos y que entran en su gran mayoría a la mosca por la boca siendo el robo un accidente. Tienen una hermosa librea de rayas anchas, dientes que a veces cortan el hilo y sobre todo pelean como demonios con un  peso medio de 4 kilos. Los hay de 7 kilos y más. Estos salmones nos obsequiaron con grandes momentos de emoción. Tenían sus días para las moscas pero por regla general funcionaban mejor las pequeñas como para el salmón atlántico.

 

GUY ROQUES 1

 

            Hubo momentos de tirar y sacar. Quise hacer una serie de experiencias para no sentirme atado a la codicia de la pesca. Es mi temperamento, cuando me harto de algo me canso enseguida. Me pasa lo mismo con las cosas y con ciertas personas. Hay hermosas excepciones. Tenía unas moscas azules con plumas de arrendajo que utilizo también en reservorio y por esa razón venían sin muerte. El resultado fue que todos los salmones que clavé se me soltaron en la pelea. En cuanto a los hilos probé primero un 0,25. Tuve varias roturas. El nailon que mejor aguantó fue un 0,33 encontrado de pura suerte en el río. Probé un nuevo montaje de hijuela en el que el ramal  se queda a 90º. Le até una mosca ligera. La segunda mosca venía en punta a unos 80 cm. Complicando el tema corté el hilo entre las 2 moscas para probar un nuevo nudo mío (tipo Duncan) que funciona muy bien, es superior al clásico “barril” y es fuerte aunque sus mejores resultados los da en gruesos diámetros, los de la primera parte de un bajo de línea por ejemplo. Como siempre no tenía las colas de rata adecuadas porque no soy de los que viajan con una maleta llena de carretes. Las Teeny 200 y 350 que tanto me hicieron falta en Canadá no salieron de su estuche. Pesqué casi siempre  con una sinking # 7 de hundimiento 3, convencido de que la mejor opción hubiese sido una intermedia del mismo tamaño, o mi especial línea para ahogadas pero las dos quedaron  en casa. Para tan poco tiempo  no me quise cargar.

 

GUY ROQUES 3

 

            En esa semana pescamos gran cantidad de salmones Chum y algunos Silver. Muy pocos se fueron al ahumadero. Los compañeros que más pescaron fueron los que alternaron la mosca con la cucharilla y supieron insistir en ciertos sitios. Siempre pasa lo mismo en los remontes, hay zonas donde los salmones suelen parar algún tiempo antes de proseguir su misteriosos y casi invisible caminar hacia su destino. Pensándolo bien, a los humanos, aunque es de otra forma, nos pasa lo mismo !!! 

                                                                                                                        -- gR – Verano 2011

Ver comentarios

1 2 > >>